• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
926 272 081


Podología en Ciudad Real


Servicios de podología 

En Clínica Clifis ponemos a su disposición un servicio especializado en podología. El equipo de esta especializada le ofrecerá un amplio abanico de tratamientos. Contacte con nosotros en Ciudad Real y reserve cita con nuestro especialista.
 
Víctor Triguero Caminero
 
Víctor Triguero Caminero, podólogo por la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Experto universitario en patología y ortopedia del miembro inferior (UCM), podología deportiva y ecografía (U. Europea) y miembro SEPOD (Sociedad española de Podología deportiva) y SEMED (Sociedad española de medicina del deporte).
 
Áreas de actuación

Podología deportiva

La Podología deportiva abarca el estudio de la biomecánica de la marcha y de la carrera, así como el gesto de cada disciplina deportiva. Además, efectúa el análisis de los terrenos, del calzado, de los complementos deportivos de cada disciplina, las fuerzas y momentos físicos relacionados con el movimiento que se realiza dentro de una práctica deportiva. Todo esto encaminado a:
  • Tratamiento de patologías o lesiones de repetición o lesiones crónicas
  • Mejora del gasto energético y, por consiguiente, del rendimiento en la práctica deportiva
  • Prevención de lesiones destinado a deportistas que no tienen ninguna lesión repetitiva o crónica y quieren analizar su biomecánica de la carrera
No debemos olvidar que los pies son la base sobre la que se realiza nuestra vida diaria y, por supuesto, la mayor parte de las actividades deportivas. Por tanto, requieren de un cuidado especial.
 
La podología es un pilar fundamental en la atención del deportista. Por esto, es necesario trabajar formando parte de un equipo multidisciplinar como ya sucede en Clínica Clifis.
 
En Clínica Clifis elaboramos tratamientos totalmente personalizados en función de cada caso y adaptados a la actividad deportiva: fútbol, baloncesto, running, golf, pádel, rugby, montaña, ciclismo, atletismo, tenis, etc.

Ortopodología

Los soportes plantares, conocidas popularmente con el nombre de plantillas, son tratamientos personalizados realizados específicamente para cada uno de nuestros pacientes con el fin de obtener un resultado final óptimo.
 
El objetivo es conseguir que los soportes solucionen los problemas detectados durante la exploración biomecánica, el estudio de la pisada y el examen estabilométrico. Así, diseñamos un tratamiento personalizado encaminado a solucionar el problema biomecánico de cada paciente. Debemos recalcar que no se trata de plantillas estándar, ya que son confeccionadas por y para un paciente concreto.
 
El proceso consiste en, una vez llegado al diagnóstico tras la exploración, el ortopodógo (así se nos conoce a los podólogos especializados en ortopedia de los miembros inferiores) diseña el soporte específico para la lesión que presenta el paciente. Seguidamente se toma el molde de los pies para que las estructuras anatómicas adopten la posición más fisiológica posible. Los materiales elegidos para cada soporte se llevan a cabo en función de múltiples variables como el peso, la edad, el trabajo, la actividad deportiva, etc.
 
En el ámbito de la podología deportiva, los soportes son adaptados para la actividad que el paciente practica: fútbol, baloncesto, running, ciclismo, golf, pádel, rugby, esquí, montaña, etc. El resultado es un tratamiento realizado con materiales de alta calidad, que busca dar solución a la patología diagnosticada y mejorar el rendimiento deportivo. Además, se realiza un seguimiento personalizado para constatar la eficacia del tratamiento.

Estudio biomecánico

El estudio biomecánico analiza el movimiento de la persona en su conjunto. Es decir, cómo se comporta el aparato locomotor y las alteraciones que pueden presentar a partir de un mal comportamiento funcional de los pies y la pisada ante determinados estímulos tanto en estática como en dinámica.
 
Este tipo de exploración resulta fundamental a la hora de establecer un correcto diagnóstico. En el caso de la biomecánica deportiva los resultados ayudan a mejorar el rendimiento y gasto energético, tratar lesiones de repetición y/o crónicas, perfeccionar las técnicas de entrenamiento y prevenir la aparición de lesiones.
 
Tanto a nivel profesional como amateur el deporte actual es muy exigente. Es por esto que el riesgo de sufrir lesiones es elevado y resulta imprescindible el conocimiento de la mecánica y los gestos específicos y mecanismos de acción de cada práctica deportiva.
 
En Clínica Clifis podología se lleva a cabo un completo estudio biomecánico, análisis de la pisada y examen estabilométrico o de la estabilidad pormenorizado de cada paciente. que incluye exploración articular, muscular y tendinosa, análisis postural, estudios estáticos y dinámicos en plataforma de presiones, análisis de la marcha y de la carrera con cámaras, examen de la estabilidad y evaluación informática de los resultados. Todo encaminado a llegar a la mejor de las metas: el tratamiento perfecto.

Análisis de la pisada

El análisis biomecánico de la pisada consiste en el estudio de la huella plantar del pie. Se utiliza una plataforma dotada de sensores de presiones. El análisis se realiza tanto en estática como en dinámica.

Posición estática

Sirve para determinar la presión que ejerce cada parte de la planta del pie contra el suelo y así evaluar las zonas de mayor riesgo de sufrir alguna patología. Dependiendo de la situación de las zonas hipopresivas en la huella, el podólogo determina dónde existe un conflicto y llega a un correcto diagnóstico y posterior tratamiento.

Movimiento o análisis dinámico

Determina las presiones plantares y los momentos de fuerza en cada zona del pie cuando éste realiza su trabajo, que no es otro que desplazarnos más o menos rápido (andar, trotar, correr…).
 
Además, se obtiene el comportamiento del pie en las distintas fases de la marcha. De esta forma es posible conocer los gestos específicos a la hora de caminar y/o a la hora de realizar cada deporte, estudiando las distintas fases del movimiento de los miembros inferiores, como son Fase de contacto (impacto contra el suelo) fase de apoyo (amortiguación y adaptación al suelo) fase de despegue o propulsiva (impulso para levantar el pie del suelo y producir el movimiento del paso) y vuelo (característica específica de la carrera).
 
Por tanto, este estudio unido a la exploración biomecánica y el análisis estabilométrico está encaminado a la prevención de lesiones o al tratamiento de las mismas si ya han aparecido, como pueden ser esguinces, tendinitis, sobrecargas musculares, basculaciones pélvicas, etc.

Examen estabilométrico

Con el fin de establecer un diagnóstico de las patologías y alteraciones que presenta el paciente realizamos un completo estudio biomecánico, posterior análisis de la pisada y definitivo examen estabilométrico o de la estabilidad del paciente. De esta manera es posible diseñar un tratamiento integral que resuelva todos los problemas detectados en el transcurso del mismo.
 
Este examen es un estudio del funcionamiento del sistema de control postural utilizando una plataforma de estabilometría. La prueba es sencilla, el paciente permanece de pie durante un tiempo encima de una plataforma estabilométrica que está conectada a un ordenador. El programa informático realiza una medición del comportamiento del centro de gravedad del paciente, encargado de mantener el equilibrio. Los datos obtenidos se interpretan por parte del podólogo para evaluar la estabilidad del paciente, ya que una falta de equilibrio lleva consigo la aparición de tensiones miofasciales, distensiones y/o contracturas musculares, deformaciones y desestructuración de articulaciones, etc. En definitiva, un mal comportamiento del aparato locomotor.
 
El cuerpo busca permanentemente un estado de equilibrio ( para entendernos: somos como un tentempié ) y lo consigue de manera dinámica, oscilando alrededor de puntos de equilibrio instantáneos que dependen de la postura global del cuerpo. Estas oscilaciones son registradas mediante la plataforma estabilométrica. A partir de los datos ofrecidos por cada sensor es posible calcular la posición instantánea del centro de gravedad del paciente.
 
Las series así registradas son analizadas matemáticamente para verificar si los
mecanismos de equilibrio del paciente están dentro de la normalidad o no. Con toda esta información, el podólogo emitirá un informe en el que valorará si es necesaria alguna corrección para evitar problemas de salud en cualquier ámbito (tratamiento ortopodológico, fisioterápico, readaptador, control motor, etc.). Por esto, es necesario trabajar formando parte de un equipo multidisciplinar como ya sucede en Clínica Clifis.

Podología infantil

El mejor tratamiento es la prevención, es por esto que los niños requieren de un estudio y control temprano por parte del podólogo que permita valorar su desarrollo y prevenir la aparición de lesiones en la edad adulta. Es la preocupación de los padres por la salud de sus hijos la que hace que las consultas relacionadas con la podología infantil y pediátrica estén a la orden del día.
 
Situaciones cotidianas como niños que se caen frecuentemente, que parecen torpes al caminar, que se cansan de forma prematura, que tienen muchas durezas o que padecen dolor al jugar pueden ser sinónimo de presentar algún tipo de patología. Estas circunstancias hacen que nuestros hijos pierdan interés por el deporte, tengan problemas de relación con los compañeros y puedan incrementar su peso. Sin embargo, no conviene alarmarse y es mejor consultar a profesionales de distintos ámbitos competenciales (Pediatras, Fisioterapeutas, readaptadores, podólogos…) ante la menor duda.
 
En Clínica Clifis sabremos valorar, diagnosticar y tratar la posición de las estructuras anatómicas y el comportamiento del aparato locomotor, ya que éste puede presentar una función compatible con la normalidad o no dependiendo de cuándo y como
aparezcan.
 
En nuestro servicio de podología infantil realizamos el diagnóstico y el tratamiento de los problemas podológicos, trastornos hereditarios y lesiones traumáticas en los niños, tales como Genu Valgo, Genu Varo, Genu Flexo, Genu Recurvatum, Pie Plano, Pie Cavo, Pie Pronado, Pie Supinado, Pie Equino, Pie Talo, Pie Equino varo, Enfermedad de Sever, Enfermedad de Mouchet, Enfermedad de Köhler I, Enfermedad de Freiberg-Köhler II, Enfermedad de Renander, Enfermedad de Iselin, Enfermedad de Thiemann, Enfermedad de Osgood Schlatter, Polidactilias, Sindactilias, Escafoides Accesorio, Coaliciones Tarsianas, etc.
 
La detección precoz de éstas y otras patologías facilitan su corrección y evitan problemas en la edad adulta. No olvidemos que el desarrollo y el crecimiento del niño dependerá en buena medida del cuidado que hayamos prestado a su aparato locomotor y, más concretamente, a sus pies.

Quiropodología 

El tratamiento conservador es aquél que se realiza periódicamente en la consulta para la mejora a corto plazo de las dolencias o patologías del pie. Unida o no a otros tratamientos que se puedan realizar.
 
El podólogo es el único profesional que debe realizar este servicio. La eliminación de durezas y callosidades (también llamadas ojos de pollo, clavos, etc. llamados así de manera coloquial) se desempeña mediante la utilización de bisturís, lo que nos permite realizar el tratamiento con gran precisión y detalle.
 
Los seguimientos más comunes en el ámbito de la Quiropodología son:

Quiropodia

Es sin duda uno de los servicios más demandados en las consultas de podología. Consiste en eliminar la hiperqueratosis (durezas y callos) mediante el deslaminado y fresado de la piel. Manteniendo las uñas en perfecto estado de salud (dando consejos sobre el corte de las mismas) y nutriendo e hidratando la piel del pie. También se realiza un estudio y diagnóstico de las causas de ampollas, úlceras, heridas, infecciones... aplicando su tratamiento correspondiente.

Papilomas

Diagnóstico y tratamiento de las verrugas plantares o papilomas

Hongos y/o pie de atleta

Diagnóstico de posibles hongos en la piel y uñas. Tratamiento y recomendaciones para prevenir en el futuro.

Uñas encarnadas

La cirugía ungueal (matricectomía parcial) es el mejor tratamiento para esta lesión, es definitivo y sin dolor. Lo más importante, se eliminan las recidivas tan molestas durante tantos años. No obstante, hay pacientes que antes de la cirugía optan por otros tipos de tratamiento alternativo, como son el eliminado periódico de la espícula que le provoca dolor o una infección en uno o varios bordes ungueales, así como el tratamiento conservador de reeducación y guiado de la uña por su surco.
 
En definitiva, la quiropodología consiste en diagnóstico y tratamiento de las distintas afecciones a nivel dermatológico en el pie.

Pie diabético

Es fundamental que el paciente diabético se revise los pies en la consulta de podología periódicamente, cumpliendo sus indicaciones y vigilando las heridas y lesiones que pudieran aparecer.
 
En la evolución de la diabetes, las complicaciones más frecuentes son la afectación de nervios y arterias. Las alteraciones vasculares modifican la circulación sanguínea y facilitan la aparición de edemas y de zonas mal vascularizadas, que dificultan la curación de las lesiones y heridas.
 
La neuropatía diabética provoca la pérdida de sensibilidad, atrofia muscular y dolor. Ambas alteraciones tienen especial repercusión en los pies, aumentando la frecuencia de producción de erosiones, pinchazos, cortes, quemaduras… que si no se cuidan se convierten en úlceras, facilitan la infección y pueden llevar a la gangrena y a la necesidad de amputaciones.
 
Dirigido a personas con diabetes, en el servicio de podología Clínica Clifis se realiza un estudio exhaustivo antes o cuando se presentan las patologías propias de este tipo de pie. Consistiendo en pruebas de sensibilidad, Eco-Doppler, diagnóstico de posibles heridas por presión, quiropedia y, por supuesto, consejos para su salud.

Contacte con nosotros y solicite nuestros servicios de podología